Periodismo científico en Colombia y el caso de Cuero

Periodismo Cientifico

El Espectador es uno de los diarios de mayor reconocimiento en el país cafetero, y este publicó un artículo de investigación en el cual se hacía mención al inventor Raúl Cuero, para ser más específicos, cuestionaba sus logros y sus artículos científicos, estableciendo que el inventor colombiano posee menos logros de los que él personalmente asegura tener.

El artículo publicado por el diario El Espectador tiene como título “Los dudosos honores del científico colombiano Raúl Cuero”, en dicho artículo se demuestra la no participación de Raúl Cuero dentro de la Agencia Aeroespacial Estadounidense (NASA), sino que se encuentra impartiendo clases dentro de la universidad de la Praire View (Prairie View A&M University), institución ubicada en el estado de Texas, y la cual se encuentra muy lejos del top de las mejores universidades del país, ubicada en la posición 1.211.

Posterior a ello el artículo demuestra que 10 de las patentes que Cuero dijo haber registrado a su nombre no se encuentran en ese estado, y que solo posee 3 patentes registradas con su nombre, además de desmentir el hecho de haber realizado 55 publicaciones científicas, demostrando en el artículo que el inventor solo posee 35 en su palmarés.

En defensa de lo anterior dicho Raúl Cuero manifestó que él nunca había pronunciado su participación con la Agencia Aeroespacial Estadounidense (NASA), sin embargo, su autobiografía se tituló de la siguiente forma “De Buenaventura a la NASA”, posterior a ello calificó de mal gusto el ser juzgado como investigador, ya que se catalogó así mismo como un inventor.

Este es uno de los errores comunes cometidos por los periodistas científicos, pues es necesario tener la ratificación de la información antes de ser publicada, para que su veracidad no sea puesta en duda de esta manera, y es por ello que en ocasiones son duramente criticados y tildados de amarillistas de artículos científicos.

Muchos periodistas científicos mostraron su descontento con el artículo publicado a favor de Cuero, manifestando la pobre preparación que se está inculcando hoy en día a los jóvenes que egresan de las casas de estudio con esta carrera. Esto sin duda alguna fue un duro golpe para el periodismo científico colombiano.