• Periodismo Cientifico

    En California se lleva a cabo la edición 31 del periodismo científico

    En San Diego se llevó a cabo este evento en el cual estuvieron presentes más de 30 comunicadores sociales pertenecientes a diversos medios de comunicación, este evento fue realizado para dar celebración a los 100 años del diario El Universal, dando inicio a la Edición número 31 del Taller Jack F. Ealy de Periodismo Científico, en su versión Latinoamericana.

    En el discurso de apertura dirigido por Bustamante Martínez, se agradeció al Instituto por dar la oportunidad de volver a esta casa de estudios, que vio nacer a este taller ya hace 13 años, además manifestó los logros que en su amplia trayectoria la fundación encargada de las actividades Ealy Ortiz, A.C, han realizado. Como el otorgamiento de más de 1500 becas a comunicadores sociales de diversas partes del mundo, con el objetivo de dar a conocer y promover la formación de periodistas científicos.

    Este taller está considerado como uno de los más altos en formación y capacitación de comunicadores sociales y más específicamente en mención de periodistas científicos, en todas partes del mundo.

    En este caso el evento se llevó a cabo con el objetivo de fortalecer la educación y promover la forma de hacer periodismo científico en toda Iberoamérica.

    Las conferencias se llevaron a cabo por cuatro días, por lo que en ese periodo, periodistas de diversas asignaturas fueron privilegiados al haberles sido impartida información, para su capacitación y formación, referente a diversos temas como innovaciones tecnológicas establecidas por empresarios de nivel mundial, formación impartida por investigadores de amplia y reconocida trayectoria, al igual que funcionarios públicos, en materia de tecnología y salud, tecnología y control en el tratamiento de la enfermedad de diabetes, temas relativos al cáncer y su prevención, y nuevos descubrimientos y análisis acerca del virus del Zika.

    A lo largo de toda esta experiencia impartida por estos talleres, el margen de éxito ha sido extremadamente positivo, pues más de 445 mil profesionales han participado, entre ellos han estado, Profesores, Académicos, Funcionarios, Políticos; ganadores del premio Nobel, Empresarios e Investigadores de diversas partes del mundo. Este sin duda alguna es un evento en el que vale la pena estar.

    Published by:
  • Periodismo Cientifico

    Nora Bär: el periodismo científico hecho mujer

    Nora Bär, en una entrevista publicada por el Diario La Nación como un artículo, habló acerca de cómo visualizaba ella el periodismo científico, dicho en palabras de Nora “mi visión acerca de la noticia científica” y además de ello, daría declaraciones acerca de qué creerá ella que será lo que le depara a la Ciencia como noticia en los medios de comunicación en el futuro.

    Esta increíble periodista, fue galardonada por la universidad de Buenos Aires, en Argentina, con el premio a la trayectoria por su excelente labor y por supuesto ya que se encuentra establecida como una de las principales artífices del periodismo científico en su país pues su larga trayectoria de 11 años manifestando noticias del ámbito periodístico en materia de ciencias la ha llevado hasta donde está, con su sección de noticias científicas en un diario nacional.

    Sin duda alguna los años de experiencia de esta increíble mujer la han dotado de ciertas habilidades que muy pocos periodistas en este campo poseen, como la capacidad para realizar análisis acerca de alguna noticia, estableciendo métodos racionales para su veracidad y su posterior publicación en el periódico.

    En la entrevista, varias preguntas le fueron realizadas a Bär, quien respondió de manera categórica y con mucho carisma, alguna de ellas fueron ¿has perdido algo de asombro con el pasar de los años, debido a tu experiencia?

    En su respuesta Nora Bär nos manifiesta que la ciencia tiene la capacidad de asombrarnos siempre, como si fuéramos unos pequeños niños que estamos en presencia de algún juguete o cosa nueva, la cual nunca en la vida habíamos visto. “Los descubrimientos que se hacen en aras de la ciencia tienden a dejar al mundo entero con la boca abierta y yo no seré la excepción”. “Además con el transcurrir de los años mi asombro incluso ha aumentado, pues con el conocimiento que obtengo año tras año mi entendimiento acerca de las ciencias es aún mayor, por ende soy capaz de comprender la importancia acerca de algún descubrimiento o creación científica de Cerrajeros Granada, algo que el público no especialista comúnmente es incapaz de visualizar”.

    En ese caso cuando hablamos del público en general no especialista ¿cómo se consigue generar asombro acerca de los descubrimientos científicos, con la aplicación del periodismo?

    En esta pregunta Nora Bär fue bastante concisa al establecer que “se necesita encontrar la vuelta adecuada” (haciendo una aclaración con métodos coloquiales), “pues hay ocasiones en las que los periodistas somos culpables por no emitir un mensaje que sea capaz de llegar a fondo al lector común” “se necesita descubrir cuál es el verdadero camino, para que la noticia pueda ser entretenida para el gran público”, es necesario aplicar los términos adecuados, capaces de explicar de manera clara lo que se quiere transmitir, por lo que normalmente recurren los periodistas científicos a términos técnicos que han sido empleados de manera cotidiana o poco menos de lo cotidiano, por parte de la población en general, así el mensaje puede llegar a la mayoría que no sea especialista en ciencias.

    Published by:
  • Periodismo Cientifico

    El periodismo cientifico agil

    En estos tiempos que corren, en los que las audiencias y la publicidad condicionan en buena medida las programaciones de las cadenas de televisión, el periodismo científico ha quedado relegado a formatos y momentos muy puntuales en las parrillas. Las emisoras televisivas únicamente se preocupan de la parcela del periodismo científico si este viene presentado de una forma ágil, fácil de entender y con ciertos matices de entretenimiento para el espectador.

    Las noticias e informaciones científicas son menospreciadas por los medios de comunicación masivos hasta el punto de que, si por su naturaleza comunicativa pueden llegar a aburrir a la audiencia, son mirados con lupa y apartados de los espacios televisivos.

    refaeliLas televisiones privadas parecen tener esta premisa muy clara; si la información no es morbosa, curiosa y fácil de asimilar por el gran público, no va a tener hueco en la programación, aunque los datos y los valores que contenga esa noticia vayan en la línea de aportar al ser humano grandes beneficios.

    Las estadísticas y estudios sobre temas científicos llevadas a cabo por las grandes universidades del mundo son ignoradas por las televisiones, las cuales, por lo general, sólo tienden a hacerse eco de ellas si recogen algo relacionado con la actividad sexual, con el sueño o con enfermedades muy concretas.

    Pero tampoco las televisiones públicas se lanzan a dar espacio en sus parrillas a espacios nítidamente compuestos de periodismo científico; los noticiarios de estas cadenas, por su parte, huyen además de prestar un interés especial a noticias de índole científica. Lo cierta es que las cadenas públicas, al menos, deberían velar por ejercer su función de servicio público, por educar a la ciudadanía en los valores de las ciencias; nada más lejos de la realidad, los criterios por los que los medios públicos se rigen suelen ser muy similares a los de las televisiones privadas, aunque, como en el caso de Televisión Española –ya no emite anuncios promocionales de firmas privadas entre programa y programa-, ni siquiera necesiten llegar a ciertas cuotas de audiencia para atraer a más marcas de publicidad.

    Published by:
  • Periodismo Cientifico

    El periodismo científico en España

    La manifestación del periodismo científico en los medios de comunicación españoles atiende a diversos criterios ajenos al mero interés general de la población en informaciones de corte científico. Si la noticia sobre ciencia es comercial, atrae a cierto volumen de audiencia y logra generar interés mediático, entonces será más fácil que encuentre hueco en un medio de comunicación de masas.

    Afortunadamente, con la era de Internet han aumentado las posibilidades del individuo para poder informarse. Y las ciencias no son una excepción. Cada vez hay más páginas web que se encargan de hacerse eco de temas tan importantes para la condición humana como los relativos a la medicina, a la ecología, a la informática, a la arqueología, a la tecnología, a la astronomía, a la innovación científica…

    Basta con que el ciudadano que se sumerge en la Red tenga ciertas inquietudes científicas para que logre acceder a las informaciones que busca. Todo es bastante fácil en este nuevo escenario; no obstante, para el gran público, que apenas puede llegar a mostrar un mínimo interés en el apartado científico, la opción de la autogestión del consumo de periodismo científico se antoja más complicada a través de Internet.

    Los blogs han abierto una nueva ventana al desarrollo y a la evolución del periodismo científico. Numerosos perfiles de gente experto en diversas ramas de la ciencia afloran ahora en Internet. Es cierto que, en muchas ocasiones, no se trata de algo que podría ser entendido como periodismo, por lo que existe el riesgo, por así decirlo, de negligencia periodística. El internauta debe ser consciente de que al discurso al que se enfrenta en los blogs no es meramente informativo, y este es el mayor problema; sin embargo, blogs como Genciencia, Sabías, Fogonazos o Scientia aseguran un valor añadido a los detalles y los datos del sector científico.

    Published by:
  • Periodismo Cientifico

    Hacia donde va el periodismo cientifico

    El periodismo científico, en pleno siglo veintiuno, en ocasiones atiende a factores más económicos, políticos e ideológicos que a factores meramente filantrópicos o de interés general. Esto queda de manifiesto en cómo los medios de comunicación informan sobre ciertas cosas cargadas de frivolidad y omiten otras que, a priori, llevan intrínseco un algo interés general.

    Los medios de comunicación generalistas están envueltos en una guerra de ideologías donde las líneas editoriales tienen mucho que ver con lo que digan los inversores del grupo de comunicación, que estos días aparece englobado en un conglomerado de bancos, empresas multinacionales, etcétera.

    Así, en los últimos meses resultó muy extraño que las televisiones, radios y periódicos españoles hablaran sobre la isla de Cuba para acentuar una supuesta falta de libertades, para denunciar una serie de prácticas políticas que no gustan a los editores de los medios o para resaltar cómo el sistema económico socialista es un enemigo para occidente.

    Cuba aparecía retratado en los telediarios –decimos “aparecía” porque, a raíz de los acuerdos alcanzados entre Cuba y los Estados Unidos de América, se ha rebajado un poco la imagen negativa que sobre la isla se ofrecía a diario en los medios- como una especie de demonio. Sin embargo, mientras los medios hablaban de Cuba sin detenerse en informaciones concretas y con un enfoque más bien centrado en recordar a la población que el socialismo es una especie de monstruo peligroso, para que esa población lo tenga bien presente, el Estado dirigido por Raúl Castro lograba convertirse en el primer país del mundo en eliminar la transmisión del VIH de madre a hijo.

    Obviamente, por factores ideológicos, los medios de comunicación españoles y los periodistas científicos no pudieron hacer correcta y libremente su trabajo. Este gran logro, pionero para la humanidad y que ojalá fuera seguido por el resto de países del mundo, ha sido validado por la Organización Mundial de la Salud. Lástima que los medios de comunicación españoles creyeran que no era una noticia de alcance.

    Published by:
  • Periodismo Cientifico

    Especialización en este periodismo

    Especializarse dentro del periodismo científico puede ser una de las pocas luces al final del túnel para los profesionales de las ciencias de la información en nuestro país, que han visto cómo la profesión de periodista era una de las más afectadas por la virulenta crisis económica. También los cambios tecnológicos y los nuevos escenarios en los que la información empieza a desarrollarse han ampliado esta falta de perspectivas para los periodistas; no obstante, en estos días sigue produciéndose más información científica que nunca, por lo que el dilema y la paradoja están ahí.

    Los ingresos publicitarios han descendido en los últimos años dentro de la información científica, pero también lo han hecho en medios de información de diferentes ámbitos. Sin embargo, y siendo conscientes de lo oscuro que se presenta el panorama para los periodistas, la especialización en periodismo científico puede ser una apuesta cuando menos interesante.

    Profundizar en un tema, llegar a la raíz de una determinada materia, diferenciarse del resto de periodistas ofreciendo una información personal y pormenorizada, trabajar en aumentar los conocimientos y las sapiencias de una determinada disciplina del periodismo científico, aportar un valor comunicativo y científico que los demás no puedan aportar… Éstas son algunas de las vías que podrían ser explotadas por unos buenos profesionales de cerrajeros Bilbao.

    La cosa está difícil, sí; pero si se aporta una información de sumo interés y con unos matices que los demás no podrían ofrecer, es más probable que la empresa de la comunicación opte por agarrarse al servicio que el periodista ofrece y por pagarle como es debido su trabajo. Las páginas webs son otro de los refugios a los que el periodista especializado está huyendo; no obstante, tiene que combatir con los blogueros, con la falta de inversores y con la idea de si es positivo o no ofrecer informaciones y servicios a los clientes a cambio de un determinado pago.

    Published by:
  • Periodismo Cientifico

    Ciencia en medios

    Es verdad que la prensa española suele tratar con cierto mimo la información científica; los principales diarios nacionales dedican su propia sección tanto a la ciencia como a la tecnología, como puede verse en El Mundo, El País o ABC –este última dedica una atención especial a la astronomía y a todo lo que esté relacionado con la realidad del universo-.

    Pero sin duda el gran bastión del periodismo científico en nuestro país suele estar en las revistas especializadas en ciencia. Así, no faltan títulos muy seguidos por los lectores, como pueden ser Muy Interesante, Ciencia Joven o Quo. Las curiosidades y los conocimientos culturales y de distintas ramas de la ciencia van entrelazándose en estas revistas. Otras revistas de fama internacional, como Science, National Geographic o Nature, también gozan de gran aceptación en nuestro Estado.

    En algunos casos, estas revistas se vuelven delicadamente especializadas, llegando a abarcar terrenos muy concretos, como la arqueología, la medicina o la astronomía. Y es que el periodismo científico, lejos de ser mayoritario entre los consumidores de información españoles, ha quedado acotado a un público especializado.

    En la radio española, la calidad de los pocos programas de periodismo científico que se cuelan en las parrillas es elevada también, a pesar de las múltiples trabas que aparecen en el camino. ‘Ciencia la cubo’ era sin duda uno de los espacios de referencia de Radio Nacional de España, aunque el pasado agosto, después de diez años de emisión, tuvo que decir adiós por una simple falta de presupuesto del ente público; el fútbol, la política y la música volvían a imponerse al periodismo científico una vez más en la programación radiofónica.

    Con ‘Milenio 3’, el programa conducido por Íker Jiménez durante años en la SER, también fuera de escena, el espacio irreductible y bandera del conocimiento, el misterio, la historia y la ciencia que continúa al pie del cañón en España es ‘La rosa de los vientos’. El mítico programa de Onda Cero, que durante años fue presentado por el gran Juan Antonio Cebrián, sigue llevando la ciencia a todos los hogares en las madrugadas de los sábados y los domingos, conducido ahora por Bruno Cardeñosa.

    Published by:
  • Periodismo Cientifico

    Del Dr. Andreu a Órbita Laika

    Las televisiones privadas parecen haberle dado la espalda al periodismo científico. Qué lejos quedan ya aquellos programa presentados por el Doctor Andreu en Antena 3 Televisión; ahora el grupo Atresmedia parece más centrado en explotar el filón mediático de las discusiones que se producen en el seno de la política nacional. Ninguno de los canales del grupo parece estar muy preocupado por la ciencia, aunque sí hay que reconocer que, con la llegada de la televisión digital terrestre, algunos de los nuevos canales importaron programas que tocaban a veces de refilón lo científico –a pesar de que los programas eran algo frívolos y solían estar importados del audiovisual de los Estados Unidos de América-.

    Impensable sería también por ejemplo pensar que Mediaset pudiera incluir un programa de periodismo científico entre una parrilla copada por continuos reality shows. ‘Cuarto milenio’ podría ser lo más parecido, aunque quizá sea más que evidente la falta de rigor científico que caracteriza a este programa, cuyo espacio hermano en la radio –‘Milenio tres’- ya ha desaparecido por cierto de la programación de Cadena Ser.

    ¿Alguien podría imaginarse la grandiosa contribución social que realizaría Mediaset si se tomara el periodismo científico igual de en serio que se toma la crónica social y rosa? Televisión Española, en cambio, sí que al menos lo intentó con ‘Órbita Laika’, un programa que se esforzaba por hacer llegar conocimientos científicos al gran público. La astronomía, la química o la física aparecían sin cortapisas entre los temas a tratar en ‘Órbita Laika’, aunque, lógicamente, desde los responsables de guión se intentará adaptar los contenidos al mayor número de espectadores posible; que se encargara de presentar el espacio una cara conocida como Ángel Martín –‘Sé lo que hicisteis’- ayudó a la repercusión del programa, que ha estado emitiéndose en La 2, el canal televisivo que quizá rinde un mejor trato al periodismo científico –para el recuerdo quedará ‘Redes’, con el gran Eduard Punset-.

    Published by: